¿Ves solo unas piernas atadas?
Creo que puedes ir más allá y escuchar como rompe el silencio la respiración profunda de esa persona que está pasando la cuerda roja entre esas piernas de manera cuidadosa, firme, consciente, ordenada y muy paciente. Está iniciando un juego de límites: de control físico y mental.
También puedes ponerte en el lugar de la persona que está siendo atada, y leer su cuerpo: su deseo, espera y entrega. Confianza plena en la otra persona.
Existen ataduras como éstas que pierden cualquier connotación violenta o negativa dado que logran que ambas personas disfruten desde el principio hasta el final, que pongan a prueba su control durante unos minutos en los que la imaginación de ambos se antepondrá a lo que sucederá cuando la cuerda roja esté anudada por completo.
¿De verdad sigues viendo solo unas piernas atadas o has podido sentir el tacto de la cuerda roja en tu piel?
Quiero dar las gracias de corazón a @declics_glissants (Instagram) por cederme nuevamente una de sus siempre sensuales imágenes para la realización de este cuadro, por su inspiración y aunque no menos importante, su apoyo casi incondicional. Gracias…
PD. La fotografía es bastante mala. El color rojo, el negro puro y los brillos del óleo son una pesadilla para alguien que no tiene ni idea de fotografía como yo…Lo siento!
"Ataduras" Óleo sobre lienzo
“Ataduras” Óleo sobre lienzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *