“Disparo intercultural” Acrílico sobre lienzo 100cmx100cm
“Disparo intercultural” Acrílico sobre lienzo 100cmx100cm

Los fotógrafos son para mí una mezcla de artistas y magos a los que al menos yo debo el 75% del resultado de mis pinturas, dado que me baso en sus trabajos: a veces conociendo la autoría y otras muchas veces quedándome con las ganas de saber quien se escondía al otro lado de la cámara porque son fotografías que encuentro navegando por internet.
Los fotógrafos son capaces de capturar instantes únicos, imágenes que pasarían desapercibidas para los ojos de la mayoría y que no solo muestran belleza, si no que muchas veces transmiten mucha más información que cualquier texto. Como bien dicen: “una imagen vale más que mil palabras”. Y las imágenes que a mí me hablan, son las que trato de representar en mis trabajos con más o menos éxito, pero con mucha emoción.
¿Y todo este rollo de obviedades dónde nos lleva y qué relación tiene con el cuadro en cuestión? Pues es muy sencillo: al ver la imagen en la que me basé para este cuadro, inevitablemente pensé en ese fotógrafo (desconozco quién es) que se desplazó a kilómetros de su zona de seguridad y confort para conseguir imágenes impactantes que compartir con el mundo. No dudo que además se llevó el aprendizaje, el crecimiento personal y cultural, una apertura de mente un poco más amplia que solo se puede conseguir viajando e interactuando con culturas tan opuestas desde tan cerca, tratando de empatizar o al menos de comprender.
A lo mejor idealizo demasiado ese tipo de momentos, pero prefiero seguir viviendo con esa ilusión casi infantil.

Aunque lo que más intriga me ocasionó de la imagen en la que me basé para este cuadro no es la aventura que supuestamente vivió el fotógrafo. Tampoco es lo que habrá supuesto para nuestra protagonista que alguien del otro lado del mundo y casi de otro planeta, la mirase con curiosidad, tomase distancia y se arrodillase para hacer algo con un artilugio desconocido…Más curiosidad me causa aún el saber si le mostró la imagen y lo que pudo pasar por su mente al verse reflejada. Lo que me llevó a realizar este cuadro fue imaginar ese instante como algo único e incluso mágico que cruzó la vida de ambos. Un click… “Un disparo intercultural”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *