Olivia Caballero

Pintora Autodidacta

Quién Soy?

Inicio

 

Mi curriculum artístico es muy breve comparado con el del resto de artistas, y esto se debe a que está ligado a mi biografía personal y no a la profesional.

Soy artista autodidacta, nacida en Madrid en abril de 1980. No existe ningún recuerdo desde mi infancia en el que no haya dibujado, pintado o desarrollado algún tipo de creación relacionada con el arte manual: desde la plastilina hasta el bricolaje, pasando cómo no, por el dibujo y la pintura.
Desde que tengo uso de memoria, estoy en un continuo proceso de desarrollo y esto se traduce en una amplia variedad de estilos y técnicas, que en muchos casos han ido evolucionando o desapareciendo.

Diversidad, desorden y caos: Mis trabajos los podrían haber realizado varias personas de diferentes perfiles, y la convivencia entre ellos a veces resulta complicada incluso a mi vista, pero no puedo evitar que me inspiren diferentes imágenes o situaciones que para mucha gente pasan inadvertidas o que no siguen un orden lógico.

Me considero una persona positiva con el entorno, muy autocrítica conmigo misma, valoro el mantenerme en un segundo plano (e incluso pasar desapercibida) pero tengo la capacidad de ver y percibir siempre lo mejor de cada persona. Mis “Musas” aparecen y desaparecen por cada esquina.

La gente que de verdad me conoce me describe como una persona real, es decir, que no soy como soy en cada momento, sin ningún tipo de pretensión ni de máscara. A veces demasiado clara y otras tantas, demasiado silenciosa. Tengo mucha vida interior; tal vez demasiada!

Pinté mi primer óleo a los siete años, aunque para aquella época ya dominaba el carboncillo gracias a las clases particulares que mis padres pudieron costearme con esfuerzo. A los ocho, comencé mi andadura en el mundo de las exposiciones y concursos infantiles de la mano de grandes personas a las que siempre estaré agradecida.

Durante la dura adolescencia me entregué al dibujo con bolígrafo, en éste caso, con temática surrealista y en ocasiones, diseñaba tatuajes para mis amigos y conocidos. Cada vez que algún conocido de aquella época me dice que se acuerda mucho de mis dibujos, no puedo evitar emocionarme.
Aunque nunca he abandonado del todo, retomé la pintura al óleo en 2005 aproximadamente, llevándolo más allá de los límites domésticos en 2014, es decir, cuando dejé de pintar para decorar mi hogar y me abrí de nuevo al mundo de las exposiciones y los concursos.

Actualmente, el arte forma parte de mi rutina diaria, dado que es a lo que dedico gran parte de mis noches, en cuanto el resto de mis obligaciones así me lo permiten.

Mis obras carecen de altas pretensiones artísticas. Me gusta transmitir sensaciones, que el observador haga trabajar su imaginación. Cada obra tiene un motivo, y se lleva en cada pincelada momentos de mi vida y todos los pensamientos que me acompañaron durante su creación. Son pequeños diarios imposibles de leer sin la voz de su creador.

Olivia Caballero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *