«Cenicienta» Óleo sobre Lienzo 60x60cm

Érase una mujer esclava de sus obligaciones y sus miedos, que como por arte de magia, logró escapar una noche en la que perdió la cabeza, la vergüenza y hasta un zapato. Al día siguiente también se dió cuenta de que había perdido el tiempo con alguien que no era capaz de recordar su nombre ni su cara, pero que encontró un zapato debajo de su cama y no dudó en escribir un torpe Whatsapp a su dueña para devolvérselo y refrescar la memoria.
Pero Cenicienta pensó que prefería mantener en su recuerdo esa noche borrosa e incluso idealizar lo poco que podía recordar para que no se perdiese la magia. Como era una mujer práctica, pensó en salir a comprar un nuevo par de zapatos de tacón en cuanto empezasen las rebajas, por si volvía a darse la oportunidad de escapar, que no la pillase descalza.